Dictan nuevo decreto para frenar contagios covid-19 en Cúcuta

Vie, 27/11/2020 - 11:16
Foto Cortesía

La Alcaldía de Cúcuta emitió un decreto con el fin de mitigar el impacto de la Covid-19 en la capital del departamento Norte de Santander.

Entre las medidas más drásticas figura la suspensión de toda clase de cirugías estéticas y cirugías no programadas que no sean de carácter urgente y que no comprometan la vida.

Se busca no comprometer la capacidad hospitalaria y de UCI instalada actualmente, También se suspende el consumo de bebidas embriagantes dentro de establecimientos, tales como restaurantes y bares, además establecimientos relacionados, en varias comunas del capital nortesantandereana.

El decreto entra en vigencia este 26 de noviembre hasta el 1 de diciembre. El decreto resalta que hay comunas que presentan un mayor riesgo, como las comunas, 3,4,6,7 y 8, donde los establecimientos comerciales cuentan con permiso de funcionamiento.

Estos pueden prestar sus servicios desde las 6 de la mañana hasta las 10 de la noche, después de esa hora esos establecimientos seguirán laborando pero a través de la plataforma virtuales o a domicilio.

El decreto municipal exonera de estas restricciones a la Central de Abastos Cenabastos, ubicada en la Comuna 6, que podrá seguir operando en el horario ya establecido.

El decreto municipal mantiene las medidas de pico y cédula obligatorio para el debido control de las medidas de bioseguridad, esto en cuando a compras en supermercados y tiendas, dedicados a la venta de víveres y otros productos alimenticios.

El pico y cédula también se aplica a los servicios bancarios. Pagos y similares en los establecimientos bancarios, casas de cambio, casas de empeño, almacenes compraventa con pacto de retroventa y demás centros de pagos destinados al recibo y recaudo de cobros de toda naturaleza.

Los centros comerciales y establecimientos deben cumplir con los protocolos de bioseguridad, De igual forma queda prohibido realizar eventos y fiestas de graduación, o de fin de año en espacios públicos y abiertos, en salones de eventos o festejos privados, y en las zonas sociales de conjuntos residenciales que impliquen aglomeración de personas.